23 Jul DEPRESIÓN: la importancia de prevenir las recaídas con el tratamiento adecuado.

Por Elena Orquín, Psiquiatra

 

Depresión cabecera

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 121 millones de personas en el mundo padecen depresión. Menos del 25% de ellas tienen acceso a un tratamiento efectivo. La prevalencia en España es inferior a la de otros países europeos, situándose en torno al 14%. Según la OMS, la depresión supone la primera causa de discapacidad en el mundo y para el  año 2020 se estima que será el mayor problema de salud.

 

El diagnóstico precoz facilita la intervención, mejora la respuesta terapéutica y la remisión, reduciendo las recaídas y la progresión hacia la cronicidad.

Grupos de riesgo
  1. La mujer: los cambios hormonales a los que se ve sometida la mujer a lo largo de todo su proceso vital, hace que situaciones como el ciclo menstrual, la perimenopausia, la menopausia, el embarazo y el postparto, sean períodos de mayor riesgo para desarrollar un episodio depresivo.
  2. Niños y adolescentes: por su fragilidad, inmadurez y dificultades de adaptación.
  3. Ancianos: por el aislamiento social, la cronicidad asociada y el deterioro psicoorgánico.

 

Los síntomas somáticos no deben pasar desapercibidos para el terapeuta:

Los síntomas somáticos son un motivo frecuente de consulta en las consultas de atención primaria; enmascarando en muchas ocasiones problemas de índole afectiva que se infradiagnostican.

Estos datos apoyan la necesidad de una vigilancia adicional en aquellos pacientes con síntomas somáticos, en aquellos que presentan comorbilidades médicas o psiquiátricas y en los que se sospechan limitaciones sociales o laborales.

Imagen 1

Imagen 2
Clínica

Clínicamente el trastorno depresivo es un proceso sindrómico caracterizado por tristeza, pérdida de interés, falta de energía, desmotivación, asociando con frecuencia síntomas somáticos y alteraciones del sueño y de la alimentación; así como sentimientos de culpabilidad e ideas de muerte.

Los síntomas se podrían clasificar en 4 grandes grupos:

  • Síntomas emocionales
  • Síntomas cognitivos
  • Síntomas somáticos
  • Síntomas conductuales

 

Evolución de la enfermedad

La depresión puede cursar como un EPISODIO ÚNICO y limitado en el tiempo; pero puede también cronificarse con altas tasas de RECAÍDAS y RECURRENCIAS.

La probabilidad de remisión en los primeros seis meses es del 50%; a los 2 años es del 80%. Se considera una recaída, a la nueva manifestación de síntomas antes de los 6 meses de la recuperación. Recurrencia es cuando ya han pasado más de 6 meses desde la recuperación y reaparición de los síntomas.

 

La importancia del tratamiento

Sin tratamiento, el 70%  recurre tras un primer episodio y la mitad de ellos lo hace de forma precoz en los siguientes 4-6 meses. Después de un segundo episodio sin tratamiento recurren el 80-90%.

Se considera que el proceso se ha cronificado después de tres episodios de recurrencia.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en España se suicidan 9 personas al día, 78% varones y un 22% mujeres. Representa la segunda causa de muerte no natural tras los accidentes de tráfico.

El objetivo del tratamiento es lograr la remisión completa del episodio depresivo.

Con  el tiempo los episodios depresivos cada vez remiten menos y recurren más a pesar de que se someta a un tratamiento más intenso. Por otra parte el riesgo de recurrencia aumenta con cada episodio depresivo.

 

Los 2 pilares centrales del tratamiento son la psicoterapia y la farmacoterapia, realizada esta última fundamentalmente con antidepresivos. El tratamiento siempre debe individualizarse; prestando atención a características como: edad, sexo, sintomatología predominante, comorbilidad médica, factores que actúen como predisponentes, precipitantes o mantenedores.

 

¿Cuándo hará efecto el tratamiento?

Con la mayoría de antidepresivos hay que esperar entre 4-8 semanas desde el inicio del tratamiento para poder evaluar la respuesta, es el denominado período de latencia. Es importante advertir al paciente y a la familia que los efectos adversos aparecen antes que los beneficios terapéuticos. Estos efectos adversos suelen presentarse frecuentemente durante los primeros 15 días del tratamiento, remitiendo posteriormente.

¿Enganchan los antidepresivos?

Los antidepresivos no producen tolerancia ni dependencia; pero como otros fármacos, no deben suprimirse de forma brusca, ya que puede aparecer síndrome de discontinuación, que no debe confundirse con una recaída.

¿Cuánto tiempo tomar el tratamiento?

Imagen 3