01 May Sexting: sexualidad positiva utilizando las nuevas tecnologías

El sexting es una práctica sexual en la que una persona envía sus fotografías eróticas o pornográficas a otra persona, o a otras personas, a través de mensajes con el móvil. Es un intercambio que se hace de contenido gráfico (de fotografías, de vídeos de uno/a mismo/a) en una situación erótica.

 

Es una práctica que de vez en cuando salta a las noticias porque a veces esas imágenes luego se difunden sin el consentimiento de la persona que sale en ellas, y hay adolescentes y adultos que se han visto en situaciones muy peliagudas donde de repente sus imágenes de desnudo habían trascendido ese ámbito de lo privado. Eso puede ser muy doloroso para la persona que lo sufre y muchas veces podemos caer en quedarnos sólo con esa parte de lo que es el sexting: en la parte del miedo, la parte de la amenaza.

 

Pero realmente lo que queremos transmitir desde nuestra visión como psicólogos es que la sexualidad, al fin y al cabo, está para disfrutarla. La sexualidad es un área que nos puede dar mucho bienestar, mucho placer. No hay ninguna práctica sexual que en sí misma sea buena o mala mientras todo el mundo involucrado éste de acuerdo en hacerla, mientras haya un consentimiento por ambas partes.

 

Por otro lado, usar la tecnología con fines eróticos tampoco es novedoso. Si hablamos de juguetería erótica, llamadas telefónicas o mensajes de texto con contenido sexual, estamos hablando de tecnología aplicada al placer. Todos los avances tecnológicos nos van a llevar a poder disfrutar nuestra sexualidad de nuevas maneras. El sexting es sólo el último paso que hemos dado, y es una práctica cada vez más habitual.

 

Es muy importante no juzgar a quien lo hace. Dentro del campo de la sexualidad podemos hacer mil y una prácticas diferentes. Cada cual elige qué es lo que más le gusta, qué le apetece hacer, porque el erotismo pertenece al terreno de la libertad. Cada persona hace unas cosas u otras en función de sus gustos y preferencias. El único límite es el del consentimiento, que todas las personas involucradas consientan esa práctica.

 

Consejos sobre cómo practicar sexting de manera segura

 

En las fotos que te hagas no muestres tu cara ni nada que te pueda reconocer.

 

Revisa de vez en cuando tu teléfono y pídele a tu pareja que también lo haga, porque en función de los ajustes del sistema puede que tu teléfono haga una copia de seguridad automática que se suba y se almacene en en la nube, lo que puede suponer un poco de pérdida de control. A veces hay problemas de seguridad con los contenidos almacenados en la nube y hay hackers que pueden acceder a esos contenidos. Lo importante es no perder ese control, que sepas en todo momento que sólo tú, o tú y tu pareja tenéis acceso a esas fotografías.

 

Que sea consentido por ambas partes: que tú mandes algo de manera consentida pero que la persona que lo reciba también quiera recibirlo.

 

¿Y para padres y madres?

 

Tratad tanto el sexting como el sexo de manera natural. La idea es que podamos hablar con nuestros hijos de temas que tengan que ver con sexualidad. Si tienes confianza con tu hijo, él te contará las cosas. No se trata de juzgar o de prohibir prácticas.

 

También sería importante que si les dan alguna charla de sexualidad en el instituto, comentaran el tema como algo natural dentro de la sexualidad, como algo que se puede practicar sin ningún tipo de tabú y porque además es lo cotidiano. Utilizamos el móvil para todo, lo tenemos en la mano todo el día. Entonces, ¿cómo no va a haber personas que utilicen su móvil para mandar mensajes eróticos, fotografías eróticas, videos eróticos…? Hablar de esto con los jóvenes es importante porque permite establecer esta vía de comunicación abierta: “podemos tener esta conversación, esta es una conversación en la que nos sentimos cómodos”.

 

En el terreno de la sexualidad nuestro objetivo siempre va a ser el de disfrutar, el de sentir bienestar, y eso es lo que queremos transmitir también a los más jóvenes, con la idea de que no se sientan cohibidos o sientan que hay prohibiciones, sino que todo se puede hablar y que no tiene por qué surgir ningún problema con el sexting. Que disfruten de lo que hagan y que sepan que en cualquier momento pueden compartir con nosotros, sus padres y madres, y con la gente cercana de confianza sus opiniones o sus visiones sobre estas cuestiones. Es abrir vías, favorecer la comunicación, porque el sexting puede ser muy divertido sin se ejerce desde el consentimiento de todas las partes involucradas y desde el respeto, y no tiene por qué pasar nada más allá. Y si pasa lo importante es tener gente de apoyo, de confianza, para poder actuar.

 

Si te interesa este tema puedes ver el vídeo que grabamos a través de Facebook Live, y que posteriormente editamos para Youtube: